viernes, 9 de noviembre de 2007

Los tacones son cosa del diablo






Ajáaa que pensaron? Que me volví mocha? Nooooooo pero procedo a declararles mi repudio (quizá hasta empiece una campaña anti-tacones)

Así es querido lector, una vez más he comprobado que aquel que inventó los tacones (porque de seguro fue hombre) era un misógino. Incluso creo que tal vez en alguna otra cultura, de esas bien raras, fueron concebidos como método de tortura...

De cualquier modo mi aversión a dichas prendas del demonio (son prendas verdad?) se debe a que, invariablemente, cada que decido usarlos, o más bien, que TENGO que usarlos (porque nadie en su sano juicio podría preferir usar tacones a unos cómodos tennis converse o panam) me salen unas ampollas terribles y dolorosas en los dedos meñique y pulgar de cada pie. (próximamente fotos)

Que mejoran la postura, que dan elegancia, femenieidad, que te levantan las nalgas como por arte de magia, que dan la sensación de altura y poder y blahblah ... Pero no mamar!!!

Será tal vez que tengo pie de princesa (o más bien de chacha, ya que las princesas siempre andan en tacones) pero no puedo soportar más de 3horas con unos tacones puestos, cosa que empeora cuando tengo que caminar, subir escaleras o correr.

El "motivo" si podemos llamarlo así (aunque yo diría: pretexto): Una entrevista de trabajo en una agencia BMW. Formalidad y elegancia ante todo. Aunque sinceramente considero esúpido que las mujeres, con tal de ganar unos centímetros, vernos sexies y con unas nalgas que detengan una taza de café, lastimen y humillen sus cuerpos de semejante manera...
Debo decir que los tacones EN EFECTO son sexies y son la ley, mientras sea otra quien los use...

----------------------------------------------------------------------------
Trauma-land: Pequeña anécdota traumática

Antes de esto la última vez que usé tacones fue porque quería verme bien femme para alguien. Si así de estúpido, le pregunté: ¿niño o niña? Y dijo: "niña" Aunque luego me dijo que se refería a hijos mmm

Bueno al menos notó (con cara de asombro debo decir) que si tengo aunque sea un par de tacones en mi guardarropa, y que me puedo ver femenina si quiero prrrrrr - - - > trompetilla Aunque pensándolo bien ni siquiera sé si valoró el hecho de que me salieron ampollas por su culpa... Bien lo dice el comercial de Sprite: El amor te vuelve idiota... Quien dice que no hay sabiduría en la mercadotecnia?

1 comentario:

O. P. Wilkituski dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.